SANTA MARTA

-La comida: En general la Costa Atlántica goza de una excelente gastronomía. Y Santa Marta no puede ser la excepción. Ofrece desde la rica ‘arepa e’ huevo’ acompañada de ají y un refrescante jugo de níspero o zapote, hasta el pargo rojo frito con patacón y suero costeño. Toda clase de platos típicos del mar se encuentran acá. También tiene oferta gastronómica para los visitantes de varias regiones del país. Restaurantes paisas, rolos, santandereanos, comidas rápidas de cadena hacen presencia en este destino.

-La diversión: Santa Marta ofrece varias alternativas para la rumba. Usted puede caminar tranquilamente con su pareja o grupo de amigos por el malecón de El Rodadero, disfrutar de una parranda vallenata en la playa mientras deciden en qué sitio van a rematar la noche. Después irse a Santa Marta, al Parque de los novios, donde funcionan los nuevos sitios de rumba o escoger alguno de los bares para tomarse unas cervezas frías en buena compañía y charla agradable. La ciudad también es centro de numerosos conciertos que se realizan durante todo el año. Y si de veras quiere sentirse en carnavales no puede perderse las Fiestas del Mar, las más importantes del año y que en esta ocasión se celebraron entre el 29 de julio y el 1 de agosto.

-Los paisajes: Por estar junto a la Sierra Nevada de Santa Marta, es punto de partida para ir a sitios hermosos de la geografía colombiana como Bahía Concha, Neguange, Taganga (con sus playas para practicar el buceo), el Parque Tayrona, Ciudad Perdida, Cabo San Juan, Arrecifes, entre otras playas y bahías que hacen parte de su oferta turística. Es además la oportunidad de compartir con la cultura indígena del departamento y de conocer sus artesanías. Pueblito, también conocida como Chairama hace parte de las 200 ciudades prehispánicas descubiertas en Santa Marta.